martes, 20 de mayo de 2008

Caida libre

La respuesta verdaderamente buscada está contenida en la pregunta, lo que cuesta no es tanto saber adónde nos lleva, sino tener el corazón para subirse al carro maldito. Es en la aceptacion de que no sabemos dónde mierda estamos, es en la completa incertidumbre cuando llegamos al auge de la preparación para entender (aunque sea eso lo que menos veamos en ese momento), donde estamos ya vulnerables para reconocer lo que ya estaba en nosotros. El conocimiento como camino por el cual podemos reconocernos, las preguntas como los aguijones, como piedras en el zapato que se reproducen, como cables para tirar y romper el yeso de la pared.
El remedio para no ahogarse es dejarse caer hasta el fondo, que el agua entre en los pulmones, morir. Tocar fondo no es una eventualidad indeseable, es la condición para llegar. La caída se apresura, el vértigo raya en la fascinación, lo único que nos detiene es, a la vez que esa pregunta nos corroe, no animarse a correr el conejo hasta la boca del lobo. Así quedan esos espectros intermedios, mero decorado fundiéndose con las paredes de la escalera en espiral que no necesitamos, tenemos prisa. Caída libre.

Toda duda es búsqueda de certeza ¿Por qué habríamos de trabajar tanto para no degustar del fruto de tanto insomnio y sudor de vez en cuando? ¿Ahora que te gusta el fondo no te gusta volar? Pero yo siempre doy vuelta mi reloj de arena, ahora queda llegar a lo más alto para caer mejor.

La mosca en la botella hizo de esa botella un mundo. Y en ese mundo reinó.

3 comentarios:

Luna dijo...

Me encanta! Adoro esa busqueda tan magica que describis. La quiero y todo el tiempo! si definitivamente esa caida libre me mantiene mas viva que nunca.
En este momento Palette doy vuelta mi reloj de arena, porque quiero como vos caer una vez mas. Y obvio, llena de miedo.
Salu2! Excelente como siempre.

Palette dijo...

lleno de miedo, aterrorizado!

caigamos luna...una vez mas

Deyvid dijo...

A veces lo que mas le interesa a uno es lo peor que puede hacer.
Por ejemplo, definir el concepto de 'verdad', suficientemente poderosa como para alcanzar y verificar todas las demas expresiones intencionadas, puede ser un error fatal para la caida libre que tanto añora un alma desorientada.
¿Como saber cual es la verdad? Pero no la verdad, sino la verdad dentro de la botella. ¿Como saber cuando esa mosca cayo en una telaraña, aun dentro de la botella?

Creo que la caida es solo un ascenso en intenciones letradas.
Lo maravilloso es que el ascenso depende de aire expulsado por nosotros mismos para impulsarnos, por eso parece caida.